Romance en tiempos del Raj

VictorianHeader

LetraEntre finales del siglo 17 y mediados del siglo 20 llegaban con frecuencia a la India varios galeones conocidos irónicamente como “Fishing Fleet” o “Flota de Pesca” cuya carga era muy especial: chicas Inglesas solteras que venían al pais a encontrar un marido y casarse. Al principio, la Compañia de las Indias Orientales costeaba el pasaje de los prospectos de novias atraídas por la promesa de conseguir un esposo con un empleo seguro pero para el siglo 19, el proceso se había convertido en un mercado floreciente para aquellas consideradas muy ordinarias, muy pobres o muy viejas para atrapar un buen partido en su tierra.

Pic5

Estas “damas superfluas”, en vez de trabajar como intitutrices o damas de compañia, se les daba la segunda oportunidad de participar en el juego del romance ya que India estaba abarrotada de empleados del Imperio desesperados por compañía femenina. Las mujeres más afortunadas lograban casarse con un empleado de la Compañia lo cual se consideraba “la crema y nata” del mercado matrimonial pero las otras opciones disponibles eran los comerciantes y la gran cantidad de soldados. Entre las chicas que completaban la flota  también se encontraban las “hijas del Raj”, jóvenes que habían nacido en India, completaban su educación en Inglaterra y regresaban a visitar a sus familias. Las que no tenían suerte en la “caza de esposo” las regresaban de nuevo al Imperio.

Pic3

Las historias de las reglas, los roles y las relaciones son fascinantes. La extrañeza y la banalidad de la experiencia para esta flota de vírgenes, desde la elección inicial de un esposo hasta la eventual ceremonia de matrimonio  llevando una vida solitaria, con pocos amigos, el envío de los hijos para estudiar a Inglaterra y esperar por el regreso de un marido dedicado a viajar constantemente.

Aburrimiento parecía ser el humor dominante tanto para hombres y mujeres. Los Maharajas eran aburridos, los Virreyes eran aburridos, las novias eran aburridas, aunque el esplendor de su entorno aliviaba el hastío. “India me aburría y me enfermaba” decía una de las esposas, “pero también me maravillaba ante sus flores de campanita y enormes bandadas de pericos volando sobre las colinas al atardecer”. El aroma del humo y las caléndulas”.

Pic2

Pocas mujeres estaban preparadas para el polvo “lo comes, lo bebes y vives dentro de él” escribió Gertrude Bell en 1903 o para el clima “No existe una estación agradable” escribía una nostálgica novia “No hay primavera, solo un período frío, un período caliente y las lluvias”

Pic1

Las mujeres batallaban con los murciélagos en sus dormitorios y con cenas de carne asada a elevadas temperaturas, pero nada era más extraño que la sofocante y anquilosa sociedad a la que ingresaban. El raj era un mundo homegéneo compuesto de hombres de clase alta y clase media de la misma edad. No había ancianos o niños y los únicos Indios eran los que empleaban como sirvientes. La jerarquía era un asunto tan ortodoxo que hasta las visitas al baño después de la cena o servir en el juego de badminton se hacía estrictamente de acuerdo al rango.

Pic2

Según el famoso escritor Anglo Indio Rudyard Kipling “”El matrimonio en India no afecta al individuo sino al gobierno que le presta servicio” El propósito principal de traer dichas mujeres era evitar las uniones interraciales. Según Iris James, la hermana menor del político Rab Butler decía: “cualquiera que sea viejo o decrépito, calvo u ordinario, era un posible partido siempre y cuando fuese blanco. La única excepción a la regla, según Iris, era cuando se involucraba un Maharaja: “El hecho de ser muy ricos les permitía traspasar la barrera del color”. Pero cuando un Maharaja que poseía un establo con 700 caballos purasangre se enamoró de la hermana de su capataz Irlandés que había llegado en uno de los galeones, se armó un gran escándalo en el Raj. Cuando se casaron ella tenía cinco meses de embarazo y la chica fue execrada tanto de la sociedad Inglesa como la India muriendo muy joven entre rumores que el niño fue envenenado.

Un libro llamado “The Fishing Fleet” escrito por Anne de Courcy resume historias, vivencias y eventos de la época a través de los diarios de muchas de estas esposas, cartas y memorias que recogen la historia de caso 200 años.

LorenaMena© 2013

Fuentes Bibliográficas:

The Fishing Fleet: Husband-Hunting in the Raj. The Telegraph Thursday 12 September 2013

Ilustraciones:

Lorena Mena

Fotografias:

Recursos Web

Artículos Relacionados:

Maharajas. Parte I

Maharajas. Parte II

Maharajas. Parte III

La Vida de una Maharani

La Joya de la Corona: la Maldición de Koh-i-Noor

Archivo Histórico y Fotográfico de la India

,

2 Comentarios para Romance en tiempos del Raj

  1. instalacion conductos 2 de octubre de 2013 a las 12:28 am #

    No habia regresado tu sitio web por un tiempo, porque me pareció que era pesado, pero los últimos posts son de buena calidad, así que supongo que voy a añadirte a mi lista de blogs cotidiana. Te lo mereces amigo. 🙂

    Saludos

    • Lorena Mena 2 de octubre de 2013 a las 9:33 pm #

      Gracias Manuel!

Deja un comentario

Desarrollado por LBM Diseño Web

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress