La obsesión de los Indios por el Oro

GoldHeaderLetraEl oro en India lo vemos en todos partes…en festivales, bodas o baby showers. Nos impacta al llegar a India la pobreza… —¿pobreza? — le escuché decir una vez a alguien— “…creo que si juntásemos los gramos de oro que posee cada persona, India sería el país más rico del mundo!”

El oro es sinónimo de riqueza y estatus, su adoración es casi una religión y está intimamente ligado a la cultura desde hace miles de años. Los reyes se pesaban en oro y de acuerdo a su peso regalaban la misma cantidad en bodas o eventos sociales. Del nacimiento a la muerte, hombres o mujeres, ricos o pobres, comprar oro es una de las metas de las personas en India. El amor por el oro está intrínsecamente arraigado en su psique. Desde tiempos antíguos, las familias le daban a sus hijas ornamentos de oro para su seguridad financiera en los tiempos difíciles y su prestigio social delante de la comunidad dependía de cuanto oro poseían.

En los últimos 20 años India se ha convertido en una economía emergente y hoy en día es la nación más consumidora de oro del mundo. Así como el sueño Americano es comprar una casa, el sueño en India es comprar oro.

Hay un dicho popular que reza “Sin oro no hay boda” y es que en las bodas el oro es símbolo de pureza y también demuestra la riqueza de la nueva pareja y su bienestar.

La mitad del oro que los indios compran al año es en forma de joyería para las bodas y se estima que en India se celebran 10 millones de bodas al año donde algunas celebraciones duran hasta cinco dias.

Para la mayoría de los Occidentales, esta obsesión parece irracional, sin embargo, evaluando la situación más cuidadosamente, la propiedad de oro en la India no es ni excesiva ni irracional, ya que el oro es el activo que mejor protege la riqueza y la libertad.

Gran parte de este deseo de adquirir oro puede remontarse a la Edad de Bronce de la civilización del Valle del Indo, en la que la gente llevaba joyas hace casi 4.000 años.

El oro refleja una rica tradición en las epopeyas hindúes, el Ramayana y el Mahabarata. Estaba asociado a la pompa y esplendor de los dioses y reyes que aparecen en estas historias mitológicas. El Ramayana, la primera de las dos epopeyas puede remontarse a alrededor del 900 a.C., así que el oro se situó por aquel entonces encima de los otros productos para asociarse al poder el prestigio y la riqueza.

Una vieja historia cuenta que el templo más rico del mundo, en Tirupati, se construyó en honor de Sri Venkateswara, una encarnación de Lord Vishnu. La leyenda decía que Venkateswara, que había nacido pobre, buscaba obtener la mano de la Princesa Padmavati, la encarnación de la esposa celestial de Vishnu, Lakshmi.

Su padre decretó que Venkateswara sólo podría casarse por Padmavati si poseía una riqueza comparable a la del mismo rey. Venkateswara pidió un préstamo de oro a Lord Kubera, el dios Hindú de la riqueza. Para ayudar a Venkateswara a devolver simbólicamente este préstamo, los devotos hindúes donan dinero en Tirupati hasta hoy.

Esta es sólo una de las muchas miles de historias de la mitología hindú que incluyen dioses, reyes y riqueza. Generaciones de indios criados con estas historias han llevado a asociar al oro con cualidades míticas.

Los indios marcan cualquier ocasión favorable y festiva con la compra de una cantidad de oro. Los padres con hijas empiezan a acumular oro en pequeñas unidades anualmente en esas ocasiones, para anticipar las bodas de sus hijas.

Las razones históricas y culturales anteriores explican la práctica largo tiempo afianzada entre los indios de adquirir oro. Esta práctica continúa en la actualidad a pesar de que la India tiene una moneda unificada desde 1857, cuando los británicos adquirieron control completo del país.

Desde la independencia de la India, el país ha seguido una política económica socialista, con el gobierno incurriendo en constantes déficits para financiar sus planes quinquenales. No hace falta decir que esos planes han resultado muy ineficientes, generando pérdidas y aumentando constantemente los precios.

A la luz de estas circunstancias, el oro era el mejor amigo del indio medio. Debido a una prohibición sobre el oro, el valor del oro en relación con otros productos y con la rupia se multiplicó. El alto tipo impositivo marginal dio lugar a un enorme mercado negro. Los ciudadanos necesitaban un modo de esconder y proteger sus activos del inspector de impuestos y el oro era una de las dos clases de activos que se mostraron eficaces para hacerlo (el otro era la propiedad inmobiliaria).

Una última razón de por qué la posesión extendida de oro es prudente en el contexto actual es el irrisorio nivel de seguridad que ofrecen los depósitos bancarios. Un sistema bancario de reserva fraccionada es por sí mismo insolvente y necesita la garantía del gobierno para prevenir una fuga de depósitos. En la India la cantidad cubierta por el seguro de depósito es de 100.000 rupias, que sólo son 2.170$. En contraste, el seguro de depósito federal en los Estados Unidos ha aumentado recientemente de 100.000$ a 250.000$.

Para poner las cosas en perspectiva, 100.000 rupias es alrededor de 5 meses de renta en un apartamento decente con tres habitaciones en Bangalore, mientras que 250.000$ sirven para que una pareja viva cuatro cinco años en Chicago, incluyendo una hipoteca o renta. En otras palabras, 100.000 rupias es una cantidad insignificante de dinero.

Al darse cuenta de que el sistema bancario es frágil, a causa de bajo nivel de aseguramiento y el sistema de reserva fraccionaria, muchos consumidores inteligentes lo evitan manteniendo una porción de sus ahorros en oro. Además, millones de personas en la India rural están completamente fuera del sistema bancario porque no lo entienden y prefieren mantener sus ahorros en oro. Cuando necesitan dinero en una crisis,  venden su oro a un prestamista de dinero local a cambio de moneda.

En resumen, las tradiciones antiguas y profundamente religiosas de la India, combinadas con una multitud de razones históricas, culturales y prácticas, han favorecido un inquebrantable deseo de adquirir oro como un medio de proteger la riqueza propia. A esta luz, uno difícilmente puede rechazar ese deseo como irracional. Dado lo que hay en venta en el mundo en general, cuando la inevitable crisis de la divisa se produzca, los ciudadanos de otros países no harían mal en tener en cuenta la historia de la India con el oro.

Escrito por Lorena Mena© 2013

Fuentes Bibliográficas:

Gold: India’s Capital Asset through History by Ganesh Rathnam

India’s love affair with gold

Ilustraciones:

Lorena Mena

,

2 Comentarios para La obsesión de los Indios por el Oro

  1. yenny 23 de enero de 2013 a las 2:32 pm #

    Hola Lore, muchas gracias por compartir. un abrazo

    • Lorena Mena 23 de enero de 2013 a las 10:26 pm #

      🙂

Deja un comentario

Desarrollado por LBM Diseño Web

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress